Lágrimas estancadas

mayo 3, 2007 at 10:04 pm (Aplicaciones a la vida diaria, Para el espíritu)

Como siempre, me han líado. De veras que quería irme antes, (como siempre), pero sus pupilas estaban más dilatadas de lo normal hoy. No de tristeza, pero sí de ansia de desahogo, e incluso de mi presencia, tan escasa últimamente para ellos.

Etapa de reflexión, para todos, aunque sea yo quien lo decida de una manera u otra.

Viniendo para casa, ponían en la radio “Y no me importa nada”. Sólo las luces de los coches, la carretera, la música y yo. De pronto han asomado unas lágrimas que no han llegado a caer. Siento algo dentro que me ahoga. Deseaba llorar, pero no pude. Hace tiempo que no puedo.

¿Quién me arrancará el nudo del corazón? ¿Quién se fijará en mis pupilas dilatadas? ¿Con quién se confesará la que absuelve sin penitencia alguna?Tengo un mar de lágrimás estancadas que me inunda la razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: