Tu Planeta

mayo 2, 2007 at 6:12 pm (Para el espíritu)

29 Abril

Elévame al planeta del que vienes, enséñame sus costumbres, muéstrame como haces recuento de víveres y enseres cada minuto y medio, más o menos.

Yo en este lugar pinto más bien poco, y me resulta más cercano tu planeta. Quizá me acepten tal y como soy, una fábrica de sueños, ligeramente defectuosa pero amable, no le hace mal a nadie. Y yo me sentiría tan bien…

Allí donde no existen las aspirinas por no haber lugar para el dolor de cabeza, mi alma y mi cuerpo necesitan ese descanso amor. Reposar la cabeza en el hombro naturalmente y que una mano me retire el cabello que me cae sobre la cara mientra susurra descansa, estos dos minutos yo velo por ti.

Una vez sentí algo así, sólo duró un instante y recuerdo que pensé: Vaya, así se deben sentir los demás la mayoría de su tiempo, ahora entiendo todo. Y se fue, con tanta sinrazón como vino. Me hubiera aferrado tan fuerte a ello… Lo intenté, de verás, casi al final, pero se escapó.

Presiento que en tu planeta el aire mismo divulga esa paz que no permite estas paranoias fruto del desasosiego.

Si vuelves de visita, recuerda comprarme billete de ida. Uno. Tengo el equipaje preparado en mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: